SI NO ME CONOCEN EN REDES SOCIALES ¿NO TENGO MARCA PERSONAL?

Cuando hablamos de marca personal en búsqueda de empleo es lógico que en algún momento surjan estas preguntas:

“Yo no me muevo mucho en redes sociales ¿entonces no tengo marca personal?”

“Mi trabajo o profesión no se puede mostrar en un blog, además, no se me da bien escribir, no tengo de qué escribir…que no le veo sentido a tener un blog ¿no existe otra forma de que me conozcan y me valoren como profesional?”

Por supuesto, hay vida más allá (y más acá) de las redes sociales y los blogs, lo que trato de explicar cuando aparece el debate en los cursos es que la marca personal la tenemos todos, es lo que dicen de ti, es la valoración que la gente hace de ti, es la huella que dejas en los demás. Y ese recuerdo, esa imagen puede observarse en el mundo real y en el virtual.

¿Qué ocurre? Pues que en el 2.0 tienes más oportunidades de que te conozca más gente, la ventana es mucho más grande, se te abren las puertas a conocer personas que de otra forma sería muy difícil, generas una red de contactos y personas que pueden ayudarte en algún momento determinado, aprendes de las publicaciones y artículos de otros, aportas tu punto de vista (profesional, coherente y sin entrar en polémicas) y te haces visible.

Así visto, parece que o me muevo en redes sociales o nadie va a saber que existo…

Bueno, tampoco es para ponerse dramático: tú existes y tu marca también, lo que pasa es que no te ven y si no te ven…no te pueden conocer. Pierdes oportunidades o no llegas a ellas y eso quiere decir que otros se te van a adelantar porque se enterarán antes de lo que pasa, mostrarán su marca antes que tú y los que buscan talento se fijarán más, o tendrán más en mente, a aquellos que interaccionan en redes y se muestran.

El objetivo último es que los reclutadores o personas que puedan servir de puente entre el seleccionador y tú, tengan tu carita en su cabeza cuando se presente una oportunidad de empleo. Que si yo busco un profesional del área financiera, lo primero que se me venga a la cabeza seas tú…y te aseguro que hay personas que lo están haciendo muy bien.

Y te cuento ahora el punto de vista del que observa: imparto mucha formación y en cada curso conozco una media de 15 personas ¿crees que puedo quedarme con la cara, el nombre y la profesión de todos? Me encantaría, de verdad, pero es imposible.

Sin embargo, te puedo asegurar que hay un porcentaje de personas que tengo siempre en mi cabeza, que cuando veo una oferta o me surge una necesidad se me vienen a la mente.

¿Por qué? Porque me han transmitido su marca en el aula o en el café o después de haber terminado el curso, porque se han molestado en diferenciarse y en mostrar su talento y tienen muy claro su objetivo profesional. Y esa es la marca personal del mundo real, del 1.0.

Y una vez que les he conocido en persona, les sigo viendo en redes, interactúan, comentan, publican, te escriben de vez en cuando y no se me olvidan sus nombres ni sus caras ni dónde les he conocido porque siguen siendo visibles para ser recordados, siguen mostrando su saber hacer y no desaparecen de repente: la constancia es su mejor aliada.

Y no digo que sin las redes no puedas trabajar tu marca…pero es más difícil porque llegas a muchas menos personas (y puede que no las que ofrecen oportunidades de empleo), sólo las de tu alrededor y posibles recomendaciones.

El tema es que si te veo cada 4 o 5 meses no es fácil que me acuerde de ti en el momento en que tu nombre debería venirme a la cabeza, porque quizás he visto una oferta que te puede interesar o alguna persona me ha preguntado por algún profesional de tu campo.

¿Y cómo muestro mi marca personal sin redes sociales?

Te voy a poner un par de ejemplos:

  • Los fines de semana suelo tomar el vermut en una cafetería muy cerca de mi casa, en ese lugar hay cuatro camareros trabajando y me han atendido todos en muchas ocasiones, pero ¿sabes qué? Que yo prefiero a Cris. Y no es que los otros atiendan mal, en absoluto, son correctos y hacen su trabajo muy bien. Pero Cris no sólo es correcta y lo hace muy bien, aporta valor a lo que hace: te saluda con una sonrisa de oreja a oreja (aunque esté agotada), siempre te pregunta qué tal y expresa su alegría al vernos, charlamos un poco sobre el tiempo o lo que sea,  sabe lo que te gusta, te asesora en vinos nuevos, conoce perfectamente qué tipo de vino te puede encajar,  sabe el que te ha servido el fin de semana anterior, el que más te ha gustado, te hace un corazón con la espuma del café, ve desde la barra el billete que has sacado para pagar y ya te trae la vuelta  y además le hace gracias a mi perro… Esa es su marca personal.

 

  • Imparto formación en ocasiones en varios Centros Municipales de mi ciudad y en todos ellos los conserjes son muy amables y dispuestos (con una excepción). Pero en uno de ellos, hay un chico que se distingue de los demás: donde otros te dan los buenos días y te indican el aula o te acompañan el primer día, este chico te da los buenos días, te acompaña todos los días al aula, espera a que enciendas el proyector y se asegura de que funciona, además te va dando conversación hasta el aula, se preocupa si has tardado mucho en aparcar, si has dejado muy lejos el coche y hasta te asesora sobre el mejor lugar dónde dejarlo…Esa es su marca personal. Y ya ni os cuento cuando tengo una jarra con agua y un vaso de cristal preparado en la mesa.

 

Con esto te quiero decir que en todos los trabajos y profesiones podemos aportar valor, hasta tareas que nos parecen sencillas dentro de nuestro día a día, nuestro trabajo se ve, se palpa, siempre estamos dejando huella y los demás lo ven ¡vaya si lo ven!

Y hacerlo de esa forma que sólo tú sabes, es lo que te diferencia, lo que hace que dejes una imagen en los demás…que no debe ser otra que lo que eres y lo que sabes hacer.

Y en búsqueda de empleo se nos dan muchas oportunidades en las que puedes mostrar cómo eres y debes ser consciente de que tu forma de actuar, de hablar o de dirigirte a los demás en un networking, en un curso, en una charla, en un programa de búsqueda  o cuando dejas un CV en una empresa, puede sellar esa diferencia y hacer de tu marca personal tu mejor carta de presentación.

 

Anuncios

TOLERANCIA AL FRACASO ¿EN QUÉ NIVEL ESTÁS?

El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”. Henry Ford.

Esta es una excelente frase que transmite optimismo y refuerza positivamente el concepto de fracaso, ¿verdad?

Vamos al diccionario de la Real Academia Española entonces:
fracaso
De fracasar.
1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.
2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.
3. m. Caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.
4. m. Med. Disfunción brusca de un órgano.

¿Con qué concepto nos quedamos?

El fracaso siempre es entendido como algo negativo: cometiste un error, has hecho algo mal, no has conseguido el éxito, te has dado un batacazo, ya es la segunda vez que te pasa…¡eres un desastre!

Cuando hablamos de emprendedores, hoy en día que tanta gente ha decidido crear su propio negocio, elaboramos de alguna forma una serie de características que deben tener o creemos que tienen:

– Constancia
– Esfuerzo
– Perseverancia
– Autoconfianza
– Capacidad de trabajo
– Asunción de riesgos
– Conocimiento
– Habilidades negociadoras
– Orientación a resultados
…Y muchas más!

Pero no se menciona demasiado una que es imprescindible: la tolerancia al fracaso.
Que no es otra cosa más que volver a levantarse e intentarlo de nuevo después de caerse, ni más ni menos.

Ya desde pequeños nos castigan por cometer errores, con lo cual en la empresa continuamos con esa dinámica: criticamos los errores de los demás, llamamos la atención a alguien por un fallo, le miramos por encima porque no ha sido capaz de conseguir esto o aquello, ponemos como ejemplo del mal hacer a los que han fracasado y nosotros mismos tratamos siempre de no desvelar nuestros errores y si podemos echarle la culpa a otro, ¡mejor!

Deberíamos crear una “cultura del fracaso”, enseñarlo como asignatura incluso, porque el que ha fracasado, ha aprendido y esa es la lección más importante.

Si seguimos fomentando la baja tolerancia al fracaso, no seremos capaces de levantarnos y seguir, no tendremos ganas de intentarlo de nuevo, no querremos poner algo en marcha por el miedo a no conseguirlo, no diseñaremos estrategias innovadoras por si erramos, no seremos nosotros mismos con nuestros defectos porque nos castigarán, no nos tiraremos a la piscina a no ser que el agua esté bien arriba, no arriesgaremos por lo que creemos y cuando nos caigamos, no seremos capaces de ponernos en pie ni de volver a intentarlo.

En Estados Unidos, cuando un emprendedor que busca inversores presenta su proyecto, valoran positivamente que ya hayan iniciado alguna actividad empresarial previa y no lo hayan logrado. Hasta les preguntan: ”¿Cuántas veces lo has intentado antes?”.

Esta pasada semana se emitió una entrevista a Ángel Nieto que me sorprendió bastante por la forma en que enfocaba todo lo que le había pasado (siendo de familia humilde sin ninguna vinculación con el mundo de las motos) hasta conseguir ser corredor de motos, que era su sueño.

Su actitud de perseverancia y sobre todo, de tolerancia al fracaso fueron determinantes en su carrera deportiva. Una de las frases que me quedó grabada es que cuando llevaba dos años seguidos ganando mundiales, llegó una racha en la que no ganaba carreras y decía: “Y cuanto más perdía, más ganas tenía de seguir corriendo, casi tenía más ganas cuando perdía que cuando ganaba”. Gran ejemplo de alta tolerancia al fracaso, ¿no os parece?

Como dijo Franklin D. Roosevelt: “en la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”.

Y tú, ¿en qué nivel estás?: ¿fracasado exitoso o tocado y hundido?


Nota: este post se escribió por primera vez en Junio de 2016 y he querido recuperarlo en mi blog para hacerle un homenaje a Ángel Nieto por haber inspirado el artículo y en su memoria con motivo de su fallecimiento el 3 de agosto de 2017. DEP campeón.

FOTO: circuito del Jarama, 1984. Autor: Ricardo Gutiérrez.

 

CÓMO SACAR PARTIDO A TU C.V.

Hacer un curriculum es relativamente sencillo si nos limitamos a enumerar nuestra formación, experiencia y funciones desempeñadas, si todo está ordenado cronológicamente y el formato es correcto. Hasta ahí bien: sabes lo que es hacer un curriculum.

Yo voy más allá…

¿Qué distingue tu CV del resto?

¿Qué diferencia hay entre un CV y un BUEN CV?

Lo que aporta valor a tu CV es la diferencia con los demás: tú y tu CV sois únicos y tienes que demostrarlo.

IMAGEN POSITIVA

Transmitir una imagen positiva de tu CV es esencial, se te tiene que meter en la cabeza que no es una autobiografía (hice, trabajé, desempeñé, estudié…), es tu documento de venta, tu folleto, tu catálogo donde ofreces lo mejor de ti y donde tienes la oportunidad de venderte.

Intenta transmitir qué valor aportas, que no eres como los demás, que tus logros tienen que aparecer, que tienes que huir de frases hechas y de lo que hace “todo el mundo”.

Para transmitir esa imagen positiva es importante que tu CV tenga una armonía, que comunique coherencia y profesionalidad. Mucho cuidado con el formato cargado de distintos tipos de letra, negritas, colores y sobre todo: fuera floripondios.

¿Y las redes sociales? Nuestra imagen está hoy en día a la vista de todos.

Este tema es amplio y profundo, no obstante una recomendación básica que te hago: cuidado con los grupos de los que formas parte que se dedican a colgar ofertas, si comentas algo, que sea con educación y respeto, evita entrar en polémicas y no respondas a cualquier provocación.

En estos grupos tu imagen es muy importante, puede haber reclutadores dentro del mismo o personas que observan el comportamiento de los miembros y en caso de necesitar un candidato tienen muy claro quién no les interesa.

PIENSA EN EL RECLUTADOR

Al otro lado del correo electrónico hay una persona, tenlo en cuenta.

Esa persona que recibe tu CV sólo le dedicará menos de un minuto a verlo y en ese tiempo observará: estructura, funciones, empresas, formación, fechas, ortografía, redacción y foto.

Así es, le da tiempo a ver todo eso y a decidir si tu CV le interesa, si le aporta valor, si le transmite lo que busca, en definitiva, si te va a llamar para una entrevista.

Por eso, te sugiero que te pongas en su lugar y te preguntes lo siguiente:

– ¿Te llamarías para una entrevista de trabajo?
– ¿Aportas información de valor?
– ¿Eres realmente lo que transmites en el CV?
– ¿Sólo tú entiendes tu CV?


RESALTAR LO QUE NOS INTERESA

A todos nos gusta que nos miren el perfil bueno, nos gusta salir bien en la foto, que no se noten esos defectillos que todos tenemos…lo mismo en tu CV.

Tendremos que poner foco en lo que nos interesa y hacerlo atractivo. Una forma de hacerlo es resaltar logros, funciones concretas o hacer hincapié en formación destacada.

Aquello que no aporta nada y que además nos perjudica, se va fuera.

Para poder resaltar lo que nos interesa tendrás que volver a hacer un ejercicio de empatía con el reclutador y preguntarte:

-¿Qué hace que el otro me vea interesante?

-¿Qué puede ver en mí?

-¿Cómo le vendo que yo soy el que busca?

-¿Qué solución le puedo aportar?

ATRÉVETE A INNOVAR

Las cosas claras: el CV es dinámico, lo cambiarás las veces que sea necesario (y así debe ser), no te límites a ir añadiendo cursos o experiencia sin más, como si fuera la lista de la compra.

Escucha sugerencias, busca la opinión de personas objetivas, investiga otros formatos, no copies plantillas…trata de innovar y ser creativo.

Y ¿por qué no? Arriesga alguna vez.

¿Te atreverías a…

hacerlo en infografía?
añadir referencias a tu blog?
buscar palabras que transmitan algo más?
hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes?

REFLEXIONES Y ERRORES

Una vez que hayas elaborado tu CV, te invito a lo siguiente:

Que lo mires con otros ojos
Que pidas opinión a los demás
Que pienses (y mucho) sobre tu objetivo
Que lo analices cada vez que lo envíes
Que le des mil vueltas hasta que lo quieras de verdad

Y por último, te contaré lo que NO tiene perdón:

– Faltas de ortografía: nadie está libre de tenerlas, pero el Word ¡tiene corrector! Si ves una palabra marcada en rojo, comprueba su ortografía.
– Envío sistemático del mismo CV para todo, para todos y en todos los casos.
– Enviarlo “por si suena la flauta”. En el 99% de los casos no suena ni la flauta, ni la trompeta, ni el trombón, no pierdas el tiempo.
– Enviarlo en Word: conviértelo siempre a PDF.
Mentir: te van a pillar siempre, tarde o temprano, pero te pillan.
– No verte reflejado en tu CV y no hacer nada para cambiarlo.
– Pensar que el seleccionador es adivino y sabe lo guay que eres…¡tendrás que contárselo!

Y cuando estés preparado para imprimirlo en formato póster para que lo vea todo el mundo, entonces estarás orgulloso de tu CV y de hacérselo llegar a aquellas empresas u ofertas que sean de tu interés.

EL CAJÓN DE SASTRE DE LOS RECURSOS HUMANOS

Hace tiempo que me apetecía escribir sobre este tema: la infravaloración del departamento de recursos humanos.

No sé si os ha pasado, a los que trabajáis en recursos humanos que parece que este departamento se ve como el cajón de sastre de las empresas.

-¿Qué no sabemos dónde colocarte? Pues a recursos humanos.

-¿Qué tengo que enchufar a alguien? Pues a recursos humanos.

-¿Qué quiero que parezca que te he ascendido? Pues director de recursos humanos.

Y no lo digo por decir, sino con conocimiento de causa y después de haber vivido unas cuantas experiencias como las que os comento.

Estudié al poco de terminar la carrera de Psicología un Postgrado en Gestión de Recursos Humanos, con el fin de introducirme en ese campo y tener una formación que me preparase para trabajar en el área. Lógicamente, todos éramos ignorantes en el tema (recién titulados) y de eso se trataba, de especializarnos en una profesión a la que nos queríamos dedicar.

Unos cuantos años más tarde, cursando un MBA Executive en Recursos Humanos (dirigido a profesionales con un mínimo de 3 años de experiencia), me encuentro con compañeros de aula, la mayoría responsables de recursos humanos, que hacían el MBA porque no sabían apenas de recursos humanos. Tendría cierta lógica, podrían haber promocionado recientemente o venir de dirigir otros departamentos.

Lo que más me llamaba la atención es que llevaban varios años en el puesto (una media de 4), pero para ellos recursos humanos era hacer nóminas y contratos, porque era lo único que sabían hacer.

Personas que no sabían lo que era una entrevista por competencias, una evaluación del desempeño o un sistema de compensación y beneficios. Personas que no habían sido técnicos de recursos humanos antes ni tenían experiencia en gestionar equipos en una organización. Con esto último me refiero a que sí puede ocurrir que una persona haya estado en varios departamentos en una empresa y dadas sus cualidades para tratar con personas, le hayan encontrado adecuado para dirigir los recursos humanos (aunque la formación sea necesaria también).

¿Por qué no se les forma antes de colocarles en un puesto que desconocen, al igual que se hace con otros departamentos?

¿Apostarías por un director financiero en tu empresa que no sepa contabilidad? Doy por hecho que no, primero porque alguien que no sea economista (o carrera similar) no podría siquiera optar al puesto. ¿O primero le pones de director financiero y luego ya le enseñarás lo que es un balance? Hay conocimientos básicos que son imprescindibles y para dirigir el departamento habrá que formarle en conocimientos más avanzados y en habilidades directivas.

La dificultad en recursos humanos surge porque no hay una titulación concreta indispensable para dedicarte a ello (sí, lo sé, está Relaciones Laborales, Ciencias del Trabajo), pero no me refiero a eso porque no son excluyentes para dedicarte a este campo. Conocemos directores de recursos humanos de muchas compañías que son ingenieros, abogados, economistas, filólogos, psicólogos…y ya que todos ellos son igual de aptos para ese puesto, deberían estar formados además en recursos humanos.

No pretendo crear polémica en este tema, sólo quiero transmitir que si alguien de la empresa se va hacer cargo de un departamento en el que se gestionan personas, al menos prepárenle y denle formación sobre ello. Es igual de qué rama venga, no es lo relevante, pero lo que no se pueden permitir es que lleven cuatro años en el puesto  y no sepan lo que es una evaluación del desempeño o aún peor, piensan que una entrevista de selección es hacer cuatro preguntas y ya está. El capital humano de las empresas es lo más preciado que tienen y no debe dejarse en manos de personas que no conocen el terreno.

Y será necesario, al mismo tiempo, que  sea una persona con habilidades de comunicación, con determinadas competencias negociadoras, una persona empática y a la que realmente le gusten las personas. Que tenga inquietud por mantenerse al día, por innovar, por aportar ideas para mejorar, que no se acomode, que se rebele contra el “siempre se ha hecho así”, que investigue continuamente.

Me duele ver que recursos humanos, en muchas ocasiones es el último mono de la empresa, el departamento en el que nadie sabe exactamente qué se hace y en el que se piensa que cualquiera puede entrar porque es un cajón de sastre, es la asignatura María que todos van a aprobar por poco que estudies.

 

 

¿CUÁL ES TU PROPUESTA DE VALOR?

Cuando hablamos de este tema en cursos, charlas y talleres comenzamos a plantearnos (o replantearnos) muchas cosas sobre el modo en el que estamos buscando empleo.

Para aclarar dudas y darte pistas sobre el concepto, te animo a que me acompañes a ir desgranando punto por punto lo que voy a contarte en este post. Y ya de paso, si te parece, tomas nota para ponerte con los deberes del verano de cara a enfocar la búsqueda para el próximo curso.

Vamos a partir primero del AUTOCONOCIMIENTO: lo sé, qué pesados son los orientadores con el rollo del autoconocimiento… ¡si yo me conozco muy bien!

Pues hagamos la prueba…

¿A cuántos de vosotros os cuesta hablar de vosotros mismos?

¿A cuántos se les queda la mente en blanco cuando les preguntan qué les diferencia de otro candidato?

¿Cuántos sois capaces de explicar vuestra profesión en dos minutos, sin parafrasear el C.V.?

Esa es la clave número 1: nos cuesta hablar de nosotros mismos porque no nos conocemos.

Sería hora de hacer una lista de:

–          FORTALEZAS: lo que mejor sabemos hacer, nuestras habilidades, en qué somos realmente buenos.

–          LOGROS: siempre recomiendo que recordéis logros en vuestra vida (personales o profesionales) porque gracias a ellos somos lo que somos y nos encontraremos en disposición de vernos capaces de conseguir objetivos, al igual que el resto de logros que hemos alcanzado hasta ahora. Hablo de cosas que creíste que nunca podrías hacer, aquello que otros han valorado en ti, retos cumplidos a base de superar miedos y dificultades.

–          CAPACIDADES: cómo lo has logrado, qué hace que tú puedas y otro no, qué herramientas utilizas.

–          ÁREAS DE MEJORA (prefiero este término a la palabra “debilidades”): formación que precisas, habilidades por desarrollar, aprendizaje en otras áreas, conocimiento de herramientas de búsqueda. Sin obsesionarte con ellas, toma en cuenta aquellas que no te permiten avanzar o crees que te bloquean y haz algo para seguir el camino hacia tu objetivo. Focaliza siempre sobre las fortalezas.

¿Por qué es tan importante el autoconocimiento?

  1. Porque si conoces tus fortalezas, las potenciarás y podrás usarlas a tu favor.
  2. Porque si detectas tus áreas de mejora, estás en disposición de hacer algo para cambiar.

Pregúntate lo siguiente (los que me conocéis sabéis cuánto me gusta hacer preguntas para comprender conceptos y reflexionar):

¿Sabes en qué eres bueno?

¿Sabes cómo contarlo?

E investiga:

¿Qué buscan las empresas?

¿Las empresas buscan algo que yo tengo?

Una vez que  ya sabes en qué eres requetebueno, tendrás que salir al mundo a contarlo, no te queda otra que comunicar ese talento que tienes.

Para ello, tendrás que definir muy bien cuál es tu PROPUESTA DE VALOR y qué mensaje quieres transmitir.

Tu propuesta de valor es aquello que transmite a tu potencial cliente (la empresa que te contrata) los beneficios potenciales que obtendría esa empresa si te contratase y por qué deberían elegirte a ti frente a otros candidatos.

Necesitas transmitir tu propuesta de valor mediante un MENSAJE PROFESIONAL que impacte y dé respuesta a lo siguiente:

¿A quién me dirijo?

¿Qué puedo aportar a tu empresa?

¿Qué ganas si me contratas?

¿Qué solución te ofrezco?

CÉNTRATE EN SU NECESIDAD, NO EN LA TUYA.

Ten muy claro que la propuesta de valor no es repetir tu C.V., tampoco es lo que pone tu tarjeta de visita, ni todo el perfil que tienes meticulosamente ordenado en LinkedIn.

Por ejemplo, cuando me presento ante los alumnos en un curso, les cuento esto:

Si ya has trabajado todos los puntos anteriores, tendrás que definir una ESTRATEGIA que te ayude a tener visibilidad: para qué quieres ser visible y dónde quieres ser visible.

Y esta estrategia tendrá que responder a determinadas cuestiones:

  • Relevancia: ¿a quién le sirve lo que hago?
  • Confianza: ¿cómo demostrar que lo que digo es cierto?
  • Notoriedad: ¿cómo lograr visibilidad?

Examina a conciencia tu red de CONTACTOS: quiénes forman parte de ella, cuántos son, quiénes son relevantes para tu objetivo y cómo seguir ampliando esa red de contactos.

No te olvides de unir los dos mundos: el 2.0 y el 1.0, no debemos verlos por separado, no son excluyentes, se complementan siempre.

Y por último, están las EMPRESAS ¿verdad? Esos reclutadores que parece que viven en otra galaxia porque no eres capaz de dar con ellos, los ves muy lejanos y difícilmente accesibles.

Plantéate lo siguiente en cuanto a las empresas:

-Piensa cómo llegar a las personas que están en ellas: qué canales están utilizando para reclutar, dónde los puedes encontrar.

-Planifica cómo dirigirte a ellas.

-Busca la forma de acercarte a ellas.

Y para terminar, te diré un secreto: son personas como tú y como yo, te lo puedo asegurar y están más cerca de lo que piensas con toda la atención puesta en ti para escuchar una propuesta de valor que no les va a dejar indiferentes.

¡Te espero a la vuelta del verano con tu cuaderno de actividades terminado!

Si necesitas que te acompañe, no dudes en contactar conmigo, no me iré muy lejos 😉

 

 

 

 

 

GRAN DECEPCIÓN…¿DEMASIADA EXPECTATIVA?

La decepción es un sentimiento que todos hemos experimentado, no es enfado, ni rabia ni tristeza…es otra cosa, ¿verdad?

Llevo dándole vueltas al tema unos cuantos días y tengo que confesar que este post es fruto de reflexiones y planteamientos que me han surgido por algunas experiencias en los últimos meses.

Nos sentimos decepcionados o alguien nos decepciona cuando no cumple lo que esperábamos de ella. Tienes en tu mente una idea de que va a ocurrir algo como tú piensas que va a ocurrir o como a ti te gustaría que ocurriera y cuando no es así…te decepcionas.

Tienes puestas tus expectativas en otra persona, en cómo se va a comportar o cómo crees tú que debería hacerlo y…no es así, ocurre todo lo contrario o algo distinto a lo que pensabas.

Y yo te pregunto: ¿estamos hablando de lo que a ti te gustaría que pasara o de la realidad de lo que pasa?

Esto ocurre cuando nos creamos una historia sobre lo que debería pasar o cómo creemos nosotros que en determinada situación el otro debería reaccionar.

¡Pero claro!, es que muchas veces la expectativa es la que es y es correcta, no espero ni más ni menos: si voy a un restaurante que me han dicho que está genial y resulta ser un horror, es lógica la decepción. Es como si hace un día de sol y calor, te preparas para ir a la playa y a la media hora de llegar se nubla y no puedes disfrutar del día soleado como te hubiera gustado ¡vaya decepción!.

La diferencia es cuando la decepción es por una circunstancia o contexto y cuando la decepción es por una persona. Ahí está la clave. Porque piensas que la circunstancia no la puedes cambiar y a la otra persona sí que puedes (crees que puedes).

Crear expectativas es necesario, es imposible no tenerlas. Dime si estás continuamente planteando esas expectativas en los demás y no en ti. Porque lo que hacen los demás no lo puedes controlar, lo que tú haces sí.

Qué ocurre cuando…

Conoces a alguien en redes sociales, le sigues, lees sus artículos, sus comentarios, sus publicaciones y te parece una persona fantástica. Por fin tienes la oportunidad de verla en persona, en directo, en acción y después de escuchar su discurso, te decepciona.

¿Crees que te habías creado una imagen que no corresponde con la realidad?

¿O quizás ella misma ha creado expectativas irreales en el 2.0 y en realidad no depende de tu percepción? Interesante análisis.

Me pregunto hasta qué punto la decepción está en mi cabeza porque me he creado expectativas que no son reales o la otra persona ha generado en mí esa expectativa con su comportamiento hasta ahora. En tal caso ¿yo puedo controlar esa expectativa?

Qué ocurre cuando…

Crees que conoces a alguien lo suficiente como para predecir cuál va a ser su reacción o comportamiento y al final no es así, te decepciona ¿a que sí?

En realidad, ¿has puesto demasiadas expectativas en esa persona? ¿Crees que tiene motivos para hacer lo que hizo (o  lo que no hizo) y no lo has tenido en cuenta? Gran reflexión que deberíamos hacernos.

Si volcamos nuestras expectativas continuamente en los demás, nos haremos daño.

Si es la otra persona la que genera esas expectativas, de la decepción pasamos en ocasiones a sentirnos engañados, porque es el otro el que se ha “montado” su realidad…¡y te la has creído!

A mayor nivel de expectativa, lógicamente mayor nivel de decepción cuando no se cumple porque quizás esperabas demasiado del otro.

Cuantas más expectativas tengamos volcadas en los demás, mayores decepciones nos llevaremos.

Y me dirás: “Mejor no crearse expectativas nunca y así no te sentirás decepcionado por nada ni por nadie” Tampoco es esa la solución.

Te invito a gestionar tu decepción, a comprender los motivos del otro, a analizar tu percepción y observar de forma objetiva si coincide con la realidad, a no pensar que nos merecemos el cumplimiento de nuestras expectativas, a ser capaces de lidiar con las consecuencias de la decepción y a no creer que los otros pueden decidir cómo me tengo que sentir.

Dicen que “las apariencias no engañan, las que engañan son las expectativas”.

Decide si el protagonista eres tú o son los demás.

 

 

 

CONCLUIMOS ANIVERSARIO ¡GRACIAS POR CELEBRARLO CONMIGO!

Y para ir cerrando la celebración, hoy cuento con personas que me han conocido en otras etapas de mi vida, con las que he compartido muchos momentos durante este año y que me han visto “en acción”, que es como se demuestra el trabajo que hago.

Son fantásticos profesionales en su área, con mucho talento y con muchas ganas de hacer, hacer y hacer. No conciben su trabajo sin pasión y lo demuestran cada día.

OS PRESENTO A TRES PERSONAS INSPIRADORAS:

GUZMÁN FELGUEROSO

Gerente Excell Recursos Humanos.

Director Agencia Nexian en Asturias.

Miembro Junta Directiva Aedipe Asturias.

http://nexian.es/

 

 

Guzmán y yo nos conocemos desde hace más de 10 años y es un lujo que nos hayamos vuelto a encontrar.

Él es muy cercano y tranquilo…es el hombre de la sonrisa permanente, siempre dispuesto a colaborar, a escucharte, a dedicarte tiempo y por supuesto, es un excelente profesional de los recursos humanos, le gustan las personas y se nota ¡mucho!.

Persona de acción, de no quedarse quieto, aportando valor continuamente a todo lo que se propone.

Ha sido una gran alegría verle iniciar su propio proyecto empresarial y le deseo de corazón que tenga mucho éxito (me consta que ya lo está teniendo).

¡Muchas gracias por dedicar tu tiempo a escribir estas bonitas palabras!

¿Cómo nos conocimos?

Aunque nos conocíamos, tardamos tiempo en ponernos cara. Nuestras primeras experiencias profesionales allá por el 2004/2005 hizo que intercambiáramos algunos mails y algunas llamadas.

Tú estabas en FENA y yo en el Puerto de Gijón.

Creo recordar que por fin nos relacionamos 1.0 (como se dice ahora) en unas jornadas de verano en La Quinta de La Vega. Desde aquel momento tuve la sensación, y aún la mantengo, que eres una persona cercana y siempre dispuesta a colaborar.

Después de FENA, te perdí la pista hasta una jornada en la Cámara de Comercio de Gijón en donde nos pusiste al día de tus proyectos e iniciativas. Recuerdo que aquella proactividad me marcó. Quizás fuiste el origen de mi inquietud por salir de la zona de confort.

Han pasado los años y por suerte hemos coincidido muchas y muchas más veces. Ahora ya solo falta que volvamos a coincidir profesionalmente y si es posible en el mismo barco.

¿Qué dirías de mi?

Si me preguntarán por ti, diría que eres todo iniciativa. Que tiras de todos los proyectos, los tuyos y de los de otros si hace falta. 

Que eres una trabajadora incansable y que no inventas pócimas mágicas. Tus formaciones y proyectos son serios y rigurosos.


JORGE LÓPEZ

Consultor y facilitador del conocimiento para empresas, emprendedores y profesionales en busca proyectos profesionales diferentes, memorables y de valor en Talento Corporativo.

http://www.talentocorporativo.com/

 

 

 

Jorge y yo teníamos que conocernos en algún momento…nos seguíamos en redes, veía su trabajo, me hablaban de él y no acabábamos de coincidir. Hasta que, como por arte de magia, nos vimos dos veces en la misma semana y desde entonces este “niño grande que no pierde la oportunidad de saltar en un charco cada vez que saca de paseo a su perro” (como él se define), forma parte de mis imprescindibles.

Él es creatividad constante, ideas nuevas por todas partes, es un trabajador incansable y fuente inagotable de energía. Es lo que ves…sin trampa ni cartón, una buena persona y un excelente profesional que da lo mejor de sí mismo a los demás y que está siempre dispuesto cuando le necesitas. Sólo ve soluciones, nunca problemas.

Hemos disfrutado de diversas experiencias durante este año y nos hemos reído mucho.

Me abrió las puertas de Talento Corporativo (junto con David) y eso me ha permitido conocer y trabajar con el “equipazo” que hay detrás de cada proyecto que me encargan (Cynthia, María, Susana, Sara, Cecilia, Andrea, Paco), ¡millones de gracias!

¿Cómo te conocí?

Qué puedo contarte yo de una profesional como Paloma… Qué puedo contarte de una persona y profesional como ella… 

Nos conocimos en las redes sociales, concretamente Linkedin. Un tiempo después, se puso en contacto con la empresa en la que trabajo actualmente (Talento Corporativo) y mantuvimos una reunión en la que me habló de todos sus proyectos y exploramos posibles colaboraciones en diferentes campos como formación, recursos humanos, orientación, etc… Y siempre con su eterna sonrisa en la boca.

Fue una reunión muy enriquecedora. Una reunión en la que conocí a una profesional que me trasmitió mucha confianza. Tal que poco tiempo después, comenzó a colaborar de forma periódica en proyectos de Talento Corporativo y otros en los que compartimos experiencias como TEDxAvilesWomen, Lanzaderas de empleo, etc…

¿Qué dirías de mí?

Si me preguntas por ella, te diría que es una profesional de sonrisa permanente, predisposición continua, detallista y que trasmite mucha profesionalidad, seguridad e involucración en todo lo que hace. Una persona que, al menos yo, nunca dejo de saludar los eventos en los que coincidimos, ya que es garantía de un momento agradable y con mucho aprendizaje.

Paloma Grijota… Una grande de esto de ser una magnifica profesional y mejor persona a la vez!!


OLGA GLEZ. FERRERA

Coordinadora Coach del programa de innovación social Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario

Facilitadora del cambio de actitud.

Acompaño y ayudo a las personas en la gestión del cambio y en su crecimiento personal y profesional.

http://www.olgaferrera.com/

 

¡Ay mi Olga! Es que me quedo corta al hablar de ella. Más abajo os contará de forma detallada cómo nos conocimos y la verdad es que el brillo en sus ojos y la ilusión que pone en lo que hace es para dejarte arrastrar por sus ganas.

Allí andaba yo por el mes de mayo en un Taller del Talud y por fin nos conocimos.

En cierta forma, creo que ella ayudó a que cogiera más confianza en lo que hacía y en lo que quería mostrar. Gracias a Olga comencé a colaborar en las Lanzaderas de empleo, fue (y sigue siendo) una experiencia enriquecedora y me dio alas para probarme a mí misma y ver hasta dónde podía llegar.

Desde entonces hemos vivido y compartido muchas cosas, nos seguimos la pista continuamente, siempre estamos conectadas y es que a Olga le apasionan las personas y tiene un punto de vista tan coherente y práctico que confío plenamente en su criterio para cualquier tema.

Nos hemos reído mucho y estoy segura de que lo seguiremos haciendo.

Escribe tan bonito que me ha dejado sin palabras ¡millones de gracias!

Hace unos días mi amiga Paloma me pidió un “favor”, contar conmigo en el aniversario de su blog, y es que además esta petición iba acompañaba de un halago para mí, ya que decía que le gustaría contar para este momento con personas que han significado mucho para ella en este año.

De este modo me estaba incluyendo en este grupo, en el que estoy segura que voy a estar acompañada de grandes personas. Y bueno, que siempre es agradable recibir peticiones de este tipo que provocan sentimientos positivos.

Así que no podía negarme, por un lado no podía dejar de acompañar a Paloma en este momento que es tan especial.  Un blog supone mucha dedicación y esfuerzo y verlo cumplir años es siempre motivo de orgullo por el trabajo hecho hasta el momento.

Y por otro lado, el verme incluida en este grupo de amigos.

Bueno, que me enrollo. Paloma me hacía estas dos preguntas:

¿Cómo te conocí?

Ya te conocía sin conocerte. Nos seguíamos por las redes sociales, pero nunca habíamos coincidido en el 1.0

Me imagino a Paloma el día que nos conocimos saltando de la cama, ella madruga mucho, llena de expectativas, llena de ganas de empaparse de todo, de aprender cosas nuevas para hacerlas suya y ponerlas en práctica.

Pero sobre todo llena de ganas de conocer y contactar con otras personas como ella. Personas con las que compartir, con las que crear sinergias y colaboraciones.

En definitiva, personas con las que crecer y con las que sonreír.

Coincidimos en el Espacio de Coworking de Oviedo, un lugar donde se respira creatividad y muy buen rollo. El motivo, una píldora formativa y una excusa para conocer y contactar con personas con tus mismos intereses.

Y allí estaba Paloma. Nos desvirtualizamos y me contó su nuevo proyecto, me dio una tarjeta y de momento este primer encuentro quedó ahí.

Un tiempo más tarde, coordino una Lanzadera de Empleo,  pensé en Paloma como colaboradora. Quién mejor que ella con experiencia en formación, y en ese momento poniendo en marcha su nuevo proyecto, para compartir con nosotros y aportar valor…

Desde ese momento no paramos de coincidir, tanto en proyectos como en eventos diversos. Y a este punto, puedo decir que nuestra relación ha dejado ser sólo laboral. 😉

¿Qué dirías de mí?

Diría que eres una persona que ha sabido reinventarse.

Que estando en la parada correcta, ha cogido el primer autobús que ha pasado. Sí, el autobús es un medio de transporte sencillo que te traslada con rapidez al centro. Aunque sólo exista una misma ruta larga y sinuosa.

Autobús lleno de gente que sube y baja. Gente que aparece de la nada y que desaparece en alguna de las paradas que hace. No hay donde sentarse ni donde asirse, pero tú sabes que todo lo individual se diluye.

Por eso identificas esas caras amables con las que compartes y disfrutas tu viaje. Tengo la sensación de que hace años que te preparas para lo que deseas, abriéndote camino por tu cuenta, exprimiendo las oportunidades que se te presentan, con dinamismo, energía y sencillez.

Las más elevadas metas que se pueden alcanzar son aquellas que se construyen partiendo de la nada. Y en eso andas.

Qué más podría decir de ti… es tan difícil encontrar una identidad definitiva e inamovible. Todo cambia, nuestros pensamientos van y vienen, nuestras conductas son cambiantes y nuestros sentimientos también.

Durante este maravilloso viaje estás construyendo esa identidad, ese traje adecuado que te permitirá abrirte camino y encontrar tu lugar.

Sigamos construyendo…

“He aquí mi secreto, dijo el zorro, es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

Antoine De Saint-Exupéry


Me gustaría hacer mención especial al equipo del Talud de la Ería (espacio de Coworking en Oviedo) que es mi segunda casa, he aprendido muchísimo con sus talleres y conferencias. Es un espacio amigable donde he conocido a personas fantásticas y destaco sobre todo el esfuerzo y la profesionalidad de todos para ayudarnos a aportar valor a nuestro trabajo.

Gracias Roberto, Pelayo, Silvia, Luisa, Ramón, Elia…
¡sois muy grandes!

SEGUIMOS DE ANIVERSARIO…

Como os decía en el anterior post Primer aniversario de mi casa virtual continúo cediendo espacio a personas maravillosas y enormes profesionales que me han aportado mucho durante este año.

Ellas son las que he conocido directamente en el 1.0, como a mí me gusta ver a las personas y de ahí nos hemos seguido en redes sociales. Esta vez la realidad física fue por delante de la virtual y es que lo mejor de las personas es verlas en su esencia, tal como son, cómo hablan, cómo se ríen, cómo gesticulan…

Os puedo asegurar que son fantásticas tejiendo relaciones, uniendo lazos, conociendo personas y dando a conocer su trabajo (y el de los demás) de una forma cercana y sincera.

OS PRESENTO A LAS”IMPRESCINDIBLES DE LOS NETWORKING”:

RAQUEL ACÓN

Viajera del networking.

Formación y coaching.

Coordinadora del Proyecto Cruzando Caminos.

http://www.sitebuscasteencuentras.es/

 

¡Tengo tanto que decir y agradecerle a Raquel! Como bien recuerda ella misma, nos vimos por primera vez en un Networking que organizaba y desde entonces no he podido desengancharme de los “Cruzando Caminos”. Y gracias a estos encuentros he tenido unas oportunidades profesionales excelentes, además de las personas que he conocido y que siguen en mi círculo de imprescindibles.

Posee una capacidad de comunicación y un entusiasmo brutal. Yo no sé de dónde saca tanta energía y creatividad, siempre dando una vuelta de tuerca a todo lo que hace.

Creo que ambas nos sentimos muy identificadas la una con la otra y nos une la pasión por las personas y las ganas de acción constante.

Trabajadora y con una capacidad de organización excepcional, a lo que se suma su habilidad para ofrecer oportunidades y colaboraciones en los eventos que organiza.

Con ella aprendí lo que es la esencia del networking…ella ha inspirado la foto de la burbuja que ilustra el post.

¿Cómo te conocí?

Me preguntas que cómo nos conocimos y la verdad es que tengo que hacer un esfuerzo porque ahora no caigo, déjame pensar…

No es que tenga mala memoria, ni que se me pase desapercibida tu presencia profesional-personal en todos los entornos que ahora forman parte de mi realidad, creo que simplemente que es como si te conociera de siempre.

Tú al igual que yo has tenido que cambiar tus esquemas a nivel profesional y creo que las dos empezamos a movernos en “saraos varios para emprendedores que se buscan la vida” más o menos en la misma época.

Y ahora caigo, nos conocimos en el sarao de networking por excelencia !!!! En el CxC de Corvera, mi primer Cruzando Caminos. ¿Cómo no? En pleno reto, en pleno cambio, con toda la ilusión y emoción que nos acompaña a los emprendedores cuando nos rodeamos de otras mentes inquietas con ganas de aportar y compartir.

Y desde ese momento, supe que podría contar contigo para lo que necesitara, que lo mismo que recibes lo das con total naturalidad, que te divierte, que te encanta tu profesión y lo que puedes aportar a los demás.

¿Qué dirías de mí?

Esa naturalidad y esa transparencia que les pides a las personas cuando elaboran su cv, es la que tú transmites. Sinceridad y congruencia.

Sinceridad porque creo que con la mayor de tus sonrisas vas a decir exactamente lo que piensas, guste o no. Lo de bien quedar no va contigo.

Congruencia, porque no te sales del camino que tienes marcado y tal cual piensas así actúas.

Si alguien me pregunta por ti seguramente que en algún momento de la conversación diría:

“…Háblale con total  confianza porque sea bueno o sea malo ella te  va a decir sinceramente lo que opina…”

Creo que es una frase que no acompaña a muchas personas hoy en día ni en el entorno profesional ni en el personal.


ANDY BARAJA

Ilustración I Diseño gráfico

Visual Thinking

Andy Baraja Estudio Creativo

http://www.andybaraja.com/

 

 

 

Estoy casi segura de que Andy fue la primera persona que conocí en mi nueva andadura profesional, cuando todavía estaba un poco perdida o más bien buscando mi camino. Había unos Talleres que organizaba Oviedo Emprende y allí fuimos compañeras de curso.

Ella es talento puro, se dedica a poner en dibujos las palabras, ilustra cualquier cosa que le pidas y tiene un mérito increíble.

Nos caímos muy bien, porque es majísima y muy noble (como dice ella: “soy un cacho de pan”) y así fue como le encargué el diseño de mi logo y de las tarjetas de visita. Tengo que decir que tiene una paciencia infinita porque tuvo que aguantarme durante todo el proceso. El resultado no puede ser más satisfactorio.

Ahí seguimos, viéndonos cada dos por tres en todo tipo de encuentros y cada vez que me envía un WhatsApp me saluda con un “¡Hola rubia!”.

Y para los que no lo sepáis… detrás de esas ilustraciones hay un corazón solidario como pocos, ella ilustró de forma totalmente desinteresada y casual la campaña de Pablo Raez para la donación de médula (http://www.andybaraja.com/blog/retounmillon/), sus ilustraciones salieron en todos los telediarios y se convirtió en el cartel que puso imagen a la lucha de este valiente.

Ha sido muy breve y concisa con sus respuestas, es lógico, su mente está llena de dibujos.

¿Cómo te conocí?

En un curso de Sushi Kanban en el que además de aprender a preparar sushi, y a controlar el estrés por los pedidos (jajajaja) nos enseñaron a optimizar un proceso de trabajo en equipo.

¿Qué dirías de mí?

Si me preguntaran por ti, diría que eres una gran profesional, que transmites calma y confianza y que explicas muy bien todo lo q tienes que contar!!


LUCÍA MORO

Licenciada en Derecho.

Mediadora y abogada colaborativa.

Experta en gestión de conflictos.

Presidenta de la Asociación de Derecho Colaborativo del Principado de Asturias.

http://www.irinikos.com/

 

Lucía también fue de las primeras personas que me encontré hace un año cuando comencé a acudir a eventos para conocer personas interesantes con las que pudieran surgir colaboraciones profesionales. Y como la esencia de cada uno, es su manera de ser y ver la vida, ahí fue donde Lucía me cautivó. Podríamos estar hablando horas y horas y no podría hacer otra cosa más que darle la razón y compartir su punto de vista.

Ella es la sonrisa permanente (en eso coincidimos), una excelente profesional en su área con una ilusión y una fe ciega en lo que hace porque lo hace con total convicción y explica su proyecto empresarial con un lenguaje tan claro y sencillo que, para los que no somos expertos en temas jurídicos, se agradece.

Es mediadora y lucha por el Derecho colaborativo, cree que los conflictos pueden resolverse sin llegar a los Juzgados, hablando y poniendo foco en lo que nos acerca y no en lo que nos aleja.

¡Quién iba a pensar que acabaríamos descubriendo que nuestras familias ya se conocían!

¿Cómo te conocí?

Paloma y yo nos conocimos en un encuentro de networking en la Cámara de Comercio de Oviedo. Estuvimos hablando un poco de lo que hacíamos cada una y quedamos en vernos un día para contarnos todo tranquilamente. Lo que no sabíamos ese día es que nuestras familias se conocen de toda la vida y que yo conozco a tus padres desde pequeña!

¿Qué dirías de mi?

Por supuesto que Paloma es buena profesional, se esfuerza mucho en su trabajo y lo hace con ilusión.  Aunque yo resaltaría que es buena gente y auténtica; con ella puedo hablar “a calzón quitado”, cosa muy difícil en estos tiempos del postureo.  Sé que está ahí de verdad porque ya me lo ha demostrado y además me río mucho con ella.

Sin duda, de lo mejor que me encontré en estos años de andadura de Irinikós.

Lucía Moro impartirá a partir del mes de septiembre un curso para certificarse como Mediador familiar y escolar.

Puedes ampliar información en este enlace: http://verbumconsulting.com/?page_id=880

 

PRIMER ANIVERSARIO DE MI CASA VIRTUAL

¡ESTAMOS DE CUMPLEAÑOS!

Ya ha pasado un año desde que abrí mi casa en el 2.0 y para celebrarlo he decidido ceder durante unos días el espacio del blog a personas que me han acompañado durante este año y que han sido de gran ayuda para mí con sus aportaciones, colaboración, palabras de ánimo o simplemente me han dedicado una sonrisa que vale millones. No tendría espacio para tantas personas, así que no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Miles de gracias a todos: los que me seguís, leéis los post, los compartís, aportáis vuestra opinión…a los que han sido mis alumnos, a las entidades que han confiado en mí, a los compañeros de profesión, a La Nueva Ruta del Empleo (por darme alas para comenzar a escribir),  al SAT por ayudarme a hacerlo, a los profesionales de otras áreas, a los que estáis pendientes de mi trabajo, a todos los que me he cruzado en el camino…¡sin vosotros este blog nunca habría existido!

Os cuento cómo surgió la idea de celebrarlo así…

Al ponerme en contacto con las personas que aparecerán por aquí estos días, les pedí que respondieran a dos preguntas:

  1. ¿Cómo me conociste?
  2. Si te preguntaran por mí ¿qué dirías?

Y a partir de ahí, cada uno fue aportando su granito de arena…¡gracias a todos por vuestras palabras!

Me gustaría comenzar con el “trío de reinas”:

Ellas son un espejo en el que mirarse a nivel profesional y no tengo palabras para definir lo que me aportan a nivel personal: grandes mujeres con grandes ilusiones que se caracterizan por la constancia y la coherencia en todo lo que hacen.

 

ELENA ARNAIZ

Licenciada en Psicología.

Recursos humanos I Orientación profesional I Marca personal I Coaching I Desarrollo profesional.

Talento y acción.

http://elenaarnaiz.es/

 

¿Alguien no sabe quién es Elena Arnaiz? Es un lujo y un placer que Elena haya dedicado su tiempo a escribir unas palabras sobre nosotras.

Ella es para mí una fuente de inspiración, ya te lo dije muchas veces: “contigo empezó todo” (¿cómo pude estar todo este tiempo sin saber qué era la marca personal?), es un referente de excelencia profesional y sobre todo, una persona dulce y transparente que hace que todo brille cuando está presente.

Es un gran ejemplo de generosidad, constancia y valentía. Hemos compartido eventos, talleres, networking y muchas cosas más…siempre tiene un rato para charlar conmigo. Y luego está ese grupo privado de Facebook (junto con otras dos grandes mujeres) en el que damos rienda suelta a nuestras opiniones y nos tiene enganchadas, sobre todo por las risas que pasamos. ¡Gracias por tus cariñosas palabras!

¿Cómo te conocí?

Si no recuerdo mal, fue en una ponencia en la que yo hablaba de Marca Personal con Oviedo Emprende. Una rubia muy sonriente se acercó a mi, me saludó y me dijo con sus ojos llenos de entusiasmo “¡me encantó, me has hecho pensar mucho!” Creo que la siguiente vez que nos vimos me recordó que lo que había escuchado le había supuesto un cambio de visión en su estrategia y me pareció tan generosa en su valoración y tan consecuente con lo que me contó sobre sus objetivos profesionales, que dije: “esta chica merece la pena”. Y a partir de ahí nos hemos ido viendo de “sarao en sarao”, compartimos un grupo privado de Facebook que es para morir de risa y espero que pronto tengamos más oportunidades de hacer cosas juntas.

¿Qué diría de ti?

Mirada brillante y limpia. Este punto es determinante para que yo pueda seguir dando detalles de alguien, y tú la derrochas. Ganas de aprender, de mejorar y crecer, entusiasta, comprometida y sobre todo, creo que eres una mujer de acción. Y eso es lo que marca tu diferencia con respecto a otras personas. Te marcas tus objetivos y los pones en acción. Seguro que con mucho esfuerzo y mucho trabajo de fondo. Y eso me encanta. Pero, por encima, de todo, destaco el primer punto y eso es por lo que realmente merece la pena poner a esta Paloma en tu vida. Además tienes un padre que me encantó (¡hazle un blog por Dios!) y no es tan cierto que te acuestes a dormir pronto. Cuenta la leyenda que un día se te vio a las 21.35 en plena calle…:p

¡Enhorabuena por tu año de blog y a por muchos más!


MERCEDES ROMERO

Profesional de RRHH I Coaching I Blogger I Marca personal.

Colaboradora del programa de radio #SilviaTeOrienta

Responsable de Personas de Autismo Sevilla.

https://elblogdemercedesromero.wordpress.com/

 

 

Ella es Meme, como la llamamos los que la conocemos. La seguía en redes sociales y me encantaba lo que escribía. Un día la llamé por teléfono por un asunto profesional y estuvimos casi una hora hablando…¡es maravillosa! Comparto con ella su visión sobre la gestión de personas y posee una facilidad para argumentar y reflexionar que me encanta. Y es que esta sevillana nos ha robado el corazón con su sentido del humor, los audios de Meme son ya un clásico en nuestro grupo de Facebook. ¡Deseando abrazarte en persona!

¿Cómo te conocí?

Paloma y yo nos conocimos gracias al maravilloso mundo de las redes sociales, sí, gracias al 2.0 Sevilla y Gijón están más cerca que nunca, no recuerdo muy bien la fecha, pero sé que fue a principios de 2016, yo ya llevaba algún tiempo escribiendo en una web de Empleo y ella comenzó a colaborar también con sus artículos.

Recuerdo que por aquel entonces, yo estaba en un proyecto profesional que no sólo no me gustaba, sino dónde me sentía atrapada y frustrada, mi única tabla de salvación era seguir intentándolo y sobre todo, seguir leyendo a otros profesionales que seguro me darían su punto de vista y sus consejos, y así fue cómo me topé con un post que se llamaba “Qué nadie toque tu autoestima”. Su lenguaje sencillo, directo y su invitación continua a la reflexión me cautivaron desde la primera frase, así que le agradecí su lectura, y así fue cómo comenzamos a interactuar.

Más tarde vendrían otros artículos y otras lecturas con las que tomé consciencia de que Paloma y yo compartíamos muchas más sinergias que las puramente profesionales, su pasión por las personas, su honestidad y su sentido del humor fueron las piezas que unieron este puzzle. 

¿Qué diría de ti?

Si me preguntan cómo definiría a Paloma con una única palabra, aunque me resultaría complicado, sin lugar a dudas, me quedo con la palabra GENEROSA, y encontrar y tener a tu lado a gente como ella, dispuesta siempre a dar sin esperar nada a cambio, es un lujo que me hace sentirme una persona muy pero que muy afortunada. Y si me dejas alargarme un poco más y ponerle otro adjetivo, ese sería como decimos por aquí por el Sur ¡”GÜENA GENTE”!


 

JéSSICA BUELGA

Psicóloga experta en Coaching por el COP Madrid.

Recursos humanos I Consultoría I Formación I Desarrollo.

http://jessicabuelga.com/

 

 

Jessica es la que SIEMPRE está ahí…y con eso lo digo todo. Al poco de conocerme personalmente, me brindó su apoyo en mi nueva andadura profesional, nos caímos bien, conectamos y a partir de ahí comenzamos a quedar para desayunar, comer, un café…ahora no pasa una semana sin que sepamos la una de la otra. Sus frases son dignas de recoger en un libro (¡deberías hacerlo!) con una profundidad y una sinceridad que, aunque duela, te hacen pensar mucho sobre una misma. Es profesional hasta la obsesión, coherente en todo lo que hace y dice, una persona excepcional y con un corazón enorme. Ella forma parte del trío (conmigo cuarteto) de ese grupo privado en el que disfrutamos de momentos tan divertidos.

¡Gracias por ser así, por estar y por seguir estando!

¿Cómo te conocí?

Conocí a Paloma a través de las redes sociales, y como cualquier relación que empieza por este medio (en realidad, en cualquier contexto) se fue fraguando poco a poco. A mi es el tipo de relaciones que me gusta, a fuego lento, sin forzar, respetando y haciendo que surjan las conversaciones, las necesidades de compartir más allá del 2.0. Y con ella, con Paloma, vaya si surgió.

Intercambiamos comentarios, reflexiones, mails y alguna conversación privada hasta llegar a conocernos en su Gijón del alma, aprovechando que trabajaba allí. Y así, nos desvirtualizamos: desayunando juntas en un sitio con un desayuno horroroso que nos sirvió de excusa para quedar en otra ocasión, y luego otra, y otra más, hasta hacerse una imprescindible en mis saraos profesionales y mis conversaciones con tintes más personales.

Quiero recordarle a Paloma que me conquistó definitivamente cuando retrasó la presentación pública de su blog en las RR.SS. cuando se enteró (es que yo lo anticipo todo los viernes, que soy así, qué le voy hacer…) de que presentaría el mío el mismo día del cumpleaños de mi hija Alba. Me hacía especial ilusión, lo compartí en redes y ella…. Me escribió para decirme que lo tenía previsto para ese mismo día, pero que como me hacía tanta ilusión que coincidiera con esa fecha, ella lo retrasaría unos días. ¿No te conquistaría a ti también? En aquel momento, le dejé prestado mi corazón. Y así, hasta hoy.

¿Qué diría de ti?

Pues te voy a contar cómo veo yo a Paloma. Es dulzura pura, más allá de ese aspecto frío y nórdico de sus rasgos, es una persona cálida y muy cercana, siempre sonriente y con una mano tendida para ayudarte. Pero también tiene un punto malvado, de los que a mí me gustan, que saca bastante menos a menudo que yo, pero lo tiene, cuidado que lo tiene…

Es firme en sus convicciones, íntegra y respetuosa, valores que hacen que confirme que esa sincronicidad que surgió en las redes, esa sintonía que tenemos, sea por algo más que una simple coincidencia.

Podría extenderme muchísimo más con todas sus virtudes, pero me apetece mucho más que lo hagas tú y la conozcas. Si tienes la suerte de que te incluya en su círculo, habrás ganado mucho más que una profesional de la psicología y el desarrollo de personas. Eso sí, no lo hagas muy tarde, porque nuestra “alondra” retira pronto a sus aposentos.

 

 

ESOS SERES INCLASIFICABLES QUE HABITAN EN LAS REDES SOCIALES

El mundo de las redes sociales hace que descubramos términos aplicables a los tipos de personas que nos podemos encontrar.

Habrás oído hablar del trol (o de trolear), esos seres que están clasificados en esta categoría porque, tal como describe Wikipedia, cumplen con todo esto:

“En la jerga de internet, un trol, plural troles (del inglés troll), describe a una persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como pueden ser un foro de discusión, sala de chat, comentarios de blog, o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión) o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí”.

Sin embargo, hoy te voy a hablar de otros seres, que quizás no sean trols del todo…yo los llamo inclasificables y están ahí, primero no los ves, pero ellos te ven ¡vaya si te ven! y te siguen en las redes sociales.

Y esperan a que la presa en algún momento comente o publique algo que les dé pie para lanzarse y entonces ¡zas! se te tiran al cuello, no perdonan…¡llegó la ocasión!

Al fin pueden hacer lo que llevaban tiempo deseando, que no es otra cosa que volcar en ti una rabia contenida (por algo de lo que no tienes ni idea…o sí), hacerse notar (no vaya a ser que no te hayas enterado de que existen) y opinar por opinar sin aportar y sin llegar a conclusión alguna.

¿Los conoces, verdad? Y seguro que hasta les has visto en persona…en muchos sitios y actúan igual, se agazapan, te conocen de sobra pero ni te saludan ni se dirigen a ti.

Porque de todo lo que publicas, aunque algo les guste, nunca lo comparten, ni le dan al “me gusta”, ni retuitean, ni te dan la razón. Y cuando no les gusta, no aportan valor o puntos de vista diferentes con congruencia y respeto ¿cómo voy a ser amable? Si a mí esta marca personal me encanta, estoy feliz de ser el referente en malas prácticas en redes sociales. Y les doy las gracias porque así puedo poner ejemplos reales en mis cursos (hay que ver el lado positivo siempre).

El valor de las redes sociales está en contribuir, que no es otra cosa que saber de lo que hablas, debatir diferentes puntos de vista sobre un tema, difundir conocimiento, publicar contenido interesante y estar siempre abierto a que no siempre te van a dar la razón, que no puedes gustar a todos y que tus opiniones pueden no ser compartidas por todos.

Si el debate surge desde el respeto, la coherencia, la argumentación, la humildad, la asertividad y la educación (y jamás desde el ataque personal), todo se puede cuestionar. Para eso están las redes y para eso tenemos que estar preparados, para no gustar a todos.

Y reconozco que gracias a los debates y la visión de otras personas sobre un tema, he reflexionado muchas veces y he tratado de entender y hasta compartir algún punto de vista que creía que no era el correcto.

Sin embargo, estos seres de los que te hablo no aportan valor en base a todo eso, interfieren por otros motivos que aún no alcanzo a comprender del todo. Y eso que yo no los sufro tanto como otras personas que observo y que tienen una paciencia infinita.

Así que tras darle muchas vueltas, creo que estos seres poseen una serie de características comunes:

–          Cobardes. Se esconden, salen de repente y cuando no tienen más argumentos se vuelven a esconder. O incluso desaparecen cuando se ven acorralados por personas que dejan en evidencia su falta de conocimiento o sentido sobre lo que dicen. Y puede ser peor: borran lo que han publicado, ¡no vaya a ser que me haya pasado un poco!

–          Incompetentes. Critican a personas competentes, quizá porque no son conscientes aún de su grado de incompetencia. ¡Qué triste! Que todo el mundo lo vea y tú seas incapaz. La soberbia les impide valorar lo buenos profesionales que son los otros, por eso, en cuanto ven la oportunidad, lo que para ellos es sumar medallas, para el resto de los espectadores es un signo más de su incompetencia.

–          Envidiosos. Expertos en practicar este deporte nacional, podrían ser entrenadores de élite. Como tengo envidia, te machaco, te cuestiono, rebato todo lo que dices y seguro que así te supero…¿en imbecilidad?

–          Superexpertos. En todos los campos y áreas, saben de todo, son enciclopedias vivas. Saben tanto que tienen que opinar de todo y que todos sepamos que ellos también son expertos “en eso de lo que tú hablas” (que no sé ni cómo se llama).

–          Inactivos. Hablan, opinan, escriben, critican, ponen de vuelta y media a quién sea pero no hacen nada. Buscan la comodidad de las teclas del ordenador, jamás pasan a la acción. Si algo no te gusta… ¡cámbialo, escribe sobre ello, hazlo tú!

–          Contradictorios. Critican algo aunque dos días después ellos mismos hacen eso que critican…muy típico ¿verdad?

–          Divertidos. Sí has oído bien. Porque no sé qué haríamos sin ellos, con el juego que dan, con lo simpáticos que son cuando dicen cosas sinsentido, con lo que mola ser espectadores de su propia incoherencia, con la sonrisa que aparece en nosotros cuando alguien le pone en su sitio y ¡cómo no! con la cantidad de cosas que puedes intuir de estas personas sin conocerlas; para los psicólogos es un aprendizaje brutal.

Así que concluyo enviándoles unas palabras para finalizar el post.

Queridos seres inclasificables:

Estoy segura que de algunos me vais a leer y también estoy segura de que ocurrirán varias cosas:

–          Si eres uno de ellos y te reconoces, no lo compartirás (o puede que sí, ironizando sobre el post).

–          Si eres uno de ellos y te reconoces, puede que lo compartas para que otras personas no piensen que lo eres.

–          Si eres uno de ellos y no te reconoces (pero los demás sí), lo compartirás porque la ignorancia es muy atrevida.

–          Si aún no te has reconocido, pero te ha dado pistas, dudarás en compartirlo.

–          Si lo eres, te has reconocido y vas a dejar de hacerlo…piensa cuál crees que puede ser el primer paso ¡tú decides!