No existe fórmula mágica para la entrevista

Me encantaría darte pautas para tener éxito en una entrevista de trabajo, enumerarte las claves a tener en cuenta e incluso decirte qué deberías responder a esta o aquella pregunta…

De verdad que me gustaría.

Pero lamento decirte que no se trata de estudiar qué contestar, de planear un discurso estándar que vas a transmitir, ni siquiera de ser original y dar con esa respuesta que el entrevistador está deseando escuchar.

Un buen entrevistador no estará esperando la respuesta ideal ni la correcta porque cada candidato es diferente, cada proceso es distinto y cada conversación que surge en una entrevista es única.

Lo que sí te voy a contar es todo el trabajo que tienes que hacer contigo mismo en base a tres puntos muy importantes: qué debes mostrar, cómo lo debes transmitir y qué aporta valor en un candidato.

QUÉ DEBES MOSTRAR

Aquello que sabes hacer, ni más ni menos. Y no se trata sólo de eso, debes ser capaz de discernir, de todo lo que sabes hacer, qué es útil para ese puesto y cómo lo vas a mostrar.

Para ello, te recomiendo:

  1. Haz una lista de todas las competencias desarrolladas en anteriores trabajos.
  2. Haz otra lista de todas las tareas o funciones desarrolladas hasta ahora.
  3. Con la oferta en tus manos, trata de ir desgranando qué es importante para ese puesto, qué tareas y competencias son imprescindibles.
  4. Piensa “yo no contrataría a nadie que no supiera hacer…”
  5. De ahí, elige cuáles (de las tuyas) te sirven para contar en la entrevista acordes al puesto al que te presentas.

¿Para qué sirve esto?

Para que no se te olvide qué información o experiencia es indispensable que salga en la entrevista, para que no te vayas sin haberlo contado y para que te asegures de que esa información llegue al entrevistador sí o sí.

¿Qué conseguimos?

No dispersarnos, no hablar demasiado de nosotros mismos sin llegar a ninguna conclusión, no hablar de cosas abstractas y sí que haya una coherencia entre lo que has hecho (tareas/funciones), cómo lo has hecho (competencias/habilidades) y el perfil requerido en la oferta.

CÓMO LO DEBES TRANSMITIR

Si te queda claro qué es necesario mostrar, deberás darle forma y elaborar un mensaje o varios que integren todo eso.

Reflexiona sobre qué situaciones en tu vida laboral demuestran que has hecho eso bien o que lo sabes hacer.

Relata experiencias concretas que den una idea clara al entrevistador sobre cómo has desarrollado tu trabajo, qué habilidades fueron necesarias y cuál fue el resultado.

Así que necesitas hacer un ejercicio previo de recopilación de todo esto para que, en el momento que surja hablar de ello, tu comunicación sea fluida y tengas muy clara en tu cabeza la estructura del mensaje.

Ten en cuenta siempre que no es solo lo que transmites, sino cómo lo transmites. Mucho cuidado con la comunicación en este sentido.

QUÉ APORTA VALOR

Comunica tu propuesta de valor, esa de la que todo el mundo habla, pero no tienes muy claro qué es (te lo explico paso a paso en este post).

Es aquello que transmite a tu potencial cliente (la empresa que te contrata) los beneficios que obtendría esa empresa si te contratase y por qué deberían elegirte a ti frente a otros candidatos. Es el beneficio o resultado que obtiene la empresa si te contrata, .

  1. Por un lado, tienes todo lo que debes mostrar.
  2. Por otro, cómo lo debes mostrar.
  3. Conjugando todo eso hazte varias preguntas: ¿para qué le sirve a la empresa? ¿qué solución aportas? ¿qué gana la empresa si te contrata?

Te pongo un ejemplo de todo lo que te he contado:

Puesto: dependienta en tienda de ropa

Una de las competencias imprescindibles es la “atención al cliente”, ¿verdad?

Así que a la hora de hablar de ella pondrás un ejemplo concreto de cómo lo haces:

“Me acerco con una sonrisa y pregunto amablemente si puedo ayudar. En caso de que diga que sí, soy bastante hábil en detectar rápidamente su necesidad y le muestro aquellas prendas que pueden ajustarse a lo que busca, incluso asesorando en el color que más le puede favorecer o informándole del estilo que está a la moda y el modelo que más se vende”.

A la empresa todo esto le interesa mucho, claro, pero ¿qué beneficio le reporta? (porque las empresas quieren ganar dinero, ¿no?).

“De esta forma fidelizo al cliente, si queda satisfecho volverá porque he ajustado la oferta a su necesidad. Además, suelo mostrarle algún artículo más que puede complementar lo que va a comprar, para así aumentar la venta”.

Como ves, no existe fórmula mágica, la magia la haces tú.

Estar en LinkedIn no es tener tu C.V. en internet

Cuando buscas empleo, una de las primeras tareas que te recomiendan que hagas es crear un perfil en LinkedIn.

Es otra herramienta más, las redes sociales han revolucionado la forma de buscar ofertas para los que están en desempleo y el modo, a su vez, en que las empresas reclutan candidatos.

Antes de lanzarte a cumplimentar todos los apartados de tu perfil y elegir una foto adecuada, te invito a reflexionar sobre la red.

Seguir leyendo

Crear relaciones para buscar empleo: más allá del networking

A día de hoy todos tenemos claro qué es el networking:  esos encuentros entre profesionales y empresas que nos dan la oportunidad de generar relaciones, conocer personas y establecer contactos interesantes para nuestra vida profesional.

Algunos acuden y no se atreven a hablar con la gente, otros no le sacan el partido que pensaban, los hay que solo están observando y también están aquellos que recopilan un montón de tarjetas y se van a casa tan contentos.

Habrás oído también que en los networking debes saber quién va a acudir, preparar tu mensaje profesional, buscar personas que sean de interés en tu sector, hablar e interaccionar con el mayor número de personas posible y entregar cuantas tarjetas de visita puedas.

Seguir leyendo

Talento senior y junior: creando sinergias

Hace unos días realizaba una publicación en LinkedIn en la que comentaba lo valioso que supone para mí pedirle consejo profesional a mi padre, jubilado del sector bancario.

La verdad es que tuvo muchísimas recomendaciones y visualizaciones, a la vez que comentarios de personas que se sentían identificadas con mi reflexión.

Y esto me lleva a pensar si el hecho de valorar a los senior supone infravalorar a los junior y viceversa.

Cuando apoyamos a los jóvenes talentos (me encanta trabajar con ellos) parece que es en detrimento de los senior y el hecho de valorar a los senior (como hice en mi publicación) no debe ser obstáculo para confiar en los junior.

Seguir leyendo

Querido jefe ¿Para cuándo un aumento de salario emocional?

¿Sabéis cuánto tiempo dura la motivación tras un aumento de salario? Entre dos y tres meses, pasado ese periodo volvemos a estar igual que al principio: desmotivados.

“Pues no lo entiendo”, dirá el empresario,” si te pago más, estarás más contento porque tú vienes a trabajar por dinero, ¿no?”

Un contrato laboral es una contraprestación entre empresa y trabajador: tú haces esto y yo te pago por ello. ¿Cuánto hace que el mundo laboral ya no funciona así?

Seguir leyendo

Si no me conocen en redes sociales ¿no tengo marca personal?

Cuando hablamos de marca personal en búsqueda de empleo es lógico que en algún momento surjan estas preguntas:

Yo no me muevo mucho en redes sociales ¿entonces no tengo marca personal?”

“Mi trabajo o profesión no se puede mostrar en un blog, además, no se me da bien escribir, no tengo de qué escribir…que no le veo sentido a tener un blog ¿no existe otra forma de que me conozcan y me valoren como profesional?”

Seguir leyendo

Cómo sacar partido a tu C.V.

Hacer un curriculum es relativamente sencillo si nos limitamos a enumerar nuestra formación, experiencia y funciones desempeñadas, si todo está ordenado cronológicamente y el formato es correcto. Hasta ahí bien: sabes lo que es hacer un curriculum.

Yo voy más allá…

¿Qué distingue tu CV del resto?

¿Qué diferencia hay entre un CV y un BUEN CV?

Lo que aporta valor a tu CV es la diferencia con los demás: tú y tu CV sois únicos y tienes que demostrarlo.

Seguir leyendo

El cajón de sastre de los Recursos Humanos

Hace tiempo que me apetecía escribir sobre este tema: la infravaloración del departamento de recursos humanos.

No sé si os ha pasado, a los que trabajáis en recursos humanos que parece que este departamento se ve como el cajón de sastre de las empresas.

-¿Qué no sabemos dónde colocarte? Pues a recursos humanos.

-¿Qué tengo que enchufar a alguien? Pues a recursos humanos.

-¿Qué quiero que parezca que te he ascendido? Pues director de recursos humanos.

Seguir leyendo

¿Cuál es tu propuesta de valor?

Cuando hablamos de este tema en cursos, charlas y talleres comenzamos a plantearnos (o replantearnos) muchas cosas sobre el modo en el que estamos buscando empleo.

Para aclarar dudas y darte pistas sobre el concepto, te animo a que me acompañes a ir desgranando punto por punto lo que voy a contarte en este post. Y ya de paso, si te parece, tomas nota para ponerte con los deberes del verano de cara a enfocar la búsqueda para el próximo curso.

Vamos a partir primero del AUTOCONOCIMIENTO: lo sé, qué pesados son los orientadores con el rollo del autoconocimiento… ¡si yo me conozco muy bien!

Seguir leyendo

Concluimos aniversario ¡Gracias por celebrarlo conmigo!

Y para ir cerrando la celebración, hoy cuento con personas que me han conocido en otras etapas de mi vida, con las que he compartido muchos momentos durante este año y que me han visto “en acción”, que es como se demuestra el trabajo que hago.

Son fantásticos profesionales en su área, con mucho talento y con muchas ganas de hacer, hacer y hacer. No conciben su trabajo sin pasión y lo demuestran cada día.

OS PRESENTO A TRES PERSONAS INSPIRADORAS:

Seguir leyendo